Nuestra Historia

Reseña Histórica:

Las montañas de San Martin de Pangoa y Satipo fueron exploradas desde el siglo XVI por los misioneros franciscanos. El centro de operaciones fue San Martin de Pangoa, a donde llegó el camino de herradura abierto desde Andamarca por el padre Biedma el año 1681. Luego se prosiguió hasta las márgenes del Perene, por donde se descubrió el Alto Ucayali. Los misioneros franciscanos en sus andanzas apostólicas se interesaban en visitar otras zonas limítrofes.

El año 1673 descubren el importante paso de San Martin de Pangoa a las misiones del “Cerro de la Sal” por el interior de la selva sin salir a la sierra, es decir, atravesaron los valles de Mazamari y Satipo, y por el abra del Ipoki alcanzan las márgenes del Perene, surcando luego este río hasta el “Cerro de la Sal”.

Propiamente la conquista definitiva de Satipo tuvo lugar el año 1916, cuando Monseñor Irazola se propuso abrir un camino de herradura de Pampa Hermosa al valle de Satipo y Perene. Tuvo, en esta empresa, una destacada labor tuvo el padre Rafael Gastelua apoyando en sus planes a Monseñor Irazola.

Algo más tarde se alcanzó el valle de Satipo y se fundó la Misión de Río Negro, y, en el año 1919, durante el gobierno del Presidente Augusto B. Leguía, se inauguró oficialmente el camino de herradura de Pampa Hermosa al Perene y se encomendó a monseñor Irazola abrir una carretera del valle de Jauja a las montañas de Satipo. Sin embargo, no fue posible terminar la obra porque en el año 1930 se produjo la caída del gobierno de Leguía.

Posterior a los gobiernos del Mariscal Benavides y del Doctor Manuel Prado se continuó con la apertura de esta importante carretera de penetración, llegando a concluirse en el año de 1940, fecha en que se crea el distrito de Satipo, Provincia de Concepción. Después de unos años de florecimiento para Satipo, se produce el año 1947 el terrible sismo que causó muchas víctimas y destrozos, cortando la carretera Concepción – Satipo en sesenta Kilómetros, quedando aislada esa privilegiada zona de la selva. Los años posteriores fueron de lucha y privaciones, aunque la aviación alivio bastante la angustiosa situación.

Los pobladores de Satipo no cesaron de remitir memoriales al gobierno, pidiendo la reapertura de la carretera, hasta que en el segundo periodo de gobierno del doctor Prado llegó de nuevo la carretera al valle de Satipo. Desde esa época comienza para Satipo un rápido resurgir, prosigue incontenible hasta el presente. Ya el año 1973 se inaugura  la carretera Chanchamayo – Satipo por las márgenes del Río Perene.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *